En un mundo caótico y convulsionado, con una necesidad urgente de un cambio de paradigma en la forma en que nos relacionamos con él, es necesario que cada uno de nosotros aporte algo que nos ayude a vivir en armonía con nuestro entorno, la naturaleza y los recursos naturales.